pixel-landing

Consejos para limpiar tu casa [junio 2022]

¿Sabías que el aspecto de tu hogar influye en tu estado de ánimo? Hace tan solo unas semanas hablábamos sobre el feng shui, el arte de armonizar el ambiente para favorecer el propio bienestar del individuo y su armonía. Un hogar limpio y ordenado nos reconforta y nos invita al descanso, mientras que uno sucio y patas arriba nos crea desasosiego. Pero aquí nos topamos con la pereza que pueden ocasionarnos las tareas de mantenimiento del hogar. Si eres de los que sueñas con tener una casa de revista, pero no quieres desvivirte en arduos maratones de fregona y plumero, toma nota de nuestras 2 claves esenciales para mantener tu casa en orden dedicándole un ratito cada día.

  1. No descuides rutinas diarias muy necesarias.

Se trata de pequeños hábitos de orden y limpieza que debemos realizar a diario, casi de manera automática. Son pequeños gestos que nos ayudarán muchísimo a impedir que el caos se apodere de nuestro hogar. Y nos ahorrarán tareas más agotadoras después. Te damos algunas ideas:

  • Haz la cama a diario. Es esencial para que tu habitación luzca ordenada. Tampoco te olvides de ventilar al menos unos minutos antes de hacer la cama. Y lo mejor es hacerla antes de salir de casa para ir al trabajo, o de sentarte en tu zona de teletrabajo.
  • Limpia los platos sucios al momento. Sabemos que puede resultar tedioso, pero te llevará tan solo unos minutos. Tu cocina estará siempre ordenada y, además, no es lo mismo limpiar un plato al momento que cuando ya se han quedado incrustados los restos…
  • Vacía el lavavajillas por la mañana. Si eres de los que aprovechas para poner el lavavajillas por la noche, vacíalo y ordena todos los elementos por la mañana, justo antes de desayunar.
  • Mantén siempre limpias las superficies. Encimeras y mesas deben quedar limpias tras cada uso. Utiliza una bayeta o toallitas multiusos. Además de hacer frente a todos los gérmenes, conseguirás que estén siempre impolutas, y no te costará más que unos segundos.
  • Recoge el salón de estar antes de ir a dormir. Recoloca libros, revistas, acomoda cojines, mantas…Y si tienes niños, cread una rutina para recoger todos los juguetes antes de ir a la cama. Despertarse y entrar a un salón recogido te hará sonreír… ¡te lo aseguramos!
  1. Crea una rutina semanal de limpieza.

Esto es clave para evitar “empacharnos” con largas jornadas de limpieza. Piensa bien un calendario semanal para dedicarle unos 20 minutos al día a trabajos de limpieza. Puedes dividirlo por estancias, por ejemplo:

  • Los lunes dedícate a limpiar a fondo el salón, que puede haber sufrido más durante el fin de semana. Pasa la aspiradora, quita el polvo, limpia superficies, friega el suelo…
  • El martesmétele mano a los baños. Aspira, desinfecta el inodoro y el resto de elementos, limpia los espejos, friega el suelo y aprovecha para poner una lavadora de toallas.
  • El miércolesdedícate a la cocina.  Desinfecta todas las superficies, limpia el microondas y la nevera por dentro y dale un repaso al suelo. Puedes aprovechar para repasar la nevera y despensa y hacer la lista de la compra.
  • El jueves, repasa las habitaciones. Cambia las sábanas, aspira (también debajo de las sábanas), quita el polvo y pasa la fregona.
  • El viernes repasa las zonas de paso y el recibidor, para ponerlo a punto para posibles visitas de fin de semana. Dale también un repasito rápido al salón y los baños.
  • El sábadodía de colada y cristales. Pon lavadoras con toda la ropa acumulada de la semana. Mientras, aprovecha para darles un repaso a las ventanas de la casa.
  • El domingo, recoge y plancha la ropa de ayer, dale un repaso al balcón/terraza y ¡a disfrutar del día!

Y todavía nos quedan 3 últimos consejos…

  1. Coloca un zapatero en el recibidor.

No sabes toda la suciedad que evitarás que entre en casa. Nuestro calzado recoge bacterias, polvo y otros elementos no deseados de la calle. Si los depositas justo a la entrada del hogar, evitarás que entren. Es importante disponer de un zapatero que dé cabida al calzado de toda la familia para evitar un batiburrillo de deportivas y zapatos por el suelo nada más entrar en casa.

  1. Rota las tareas con otros miembros de la familia.

Si convives con otras personas, lo ideal es ir rotando las tareas para no cansarnos y, por supuesto, repartir el trabajo. En equipo siempre es mucho mejor (¡y acabaréis antes!).

  1. ¡Mejor con música!

Motívate escogiendo tus temas musicales favoritos para las tareas diarias. En tan solo 4 o 5 canciones lo tendrás solucionado, ¿te lo puedes creer? 😉

Leave a Comment

Your email address will not be published.